Desde el siglo XVIII en que los antepasados de Vicente Carrillo empezaron con la construcción de guitarras hasta nuestros días, nunca se ha paralizado la construcción de guitarras en este pueblo de La Manchuela conquense llamado Casasimarro, hasta el punto que, ya en el siglo XIX, se conocía a la localidad con el apelativo de "El pueblo de las guitarras".

Algunos datos que avalan la aportación de la familia de Vicente Carrillo al mundo artesanal de la guitarra, pues ya son siete los eslabones que componen la cadena que iniciara aquel Alfonso Anselmo Alarcón, cuyos conocimientos guitarreros posiblemente le fueran imbuidos en tierras andaluzas, concretamente en Granada.

Alfonso Anselmo Alarcón es la primera persona conocida que se dedica en Casasimarro al oficio guitarrero. Éste nace hacia el año 1744. En el Archivo Histórico Nacional encontramos el documento en el que se nos dice que Alfonso Anselmo se dedica a la construcción de la guitarra. El legajo es el 35.752 y, en su página 17, dice: "...en este Supremo Consejo a nombre según se dice de Alfonso Anselmo Alarcón, maestro que ha sido de primeras letras, y hoy se ocupa como profesión en fabricar guitarras, y tacones, y se halla actualmente en esa Corte (de Granada)...".

Después, será su hijo Juan de Mata Alarcón C quien dedique su vida a la misma profesión. Empero su gloria radica en lograr que todos sus hijos ejerzan tan noble ministerio, siendo sus nombres: Pedro Julián (1801-1885), Felipe (1803-18..?), Anselmo (1808-1883) y Victoriano (1814-1888), además de Agustina (1810- 18..?), que casará con Felipe Manuel Carrillo (1807-18..?) y será, a su vez, el punto de arranque de la saga de los Carrillo.

Felipe Manuel Carrillo nace en el año 1807 y casa con Agustina Alarcón Escudero (n. 1810), hija del guitarrero Juan de Mata Alarcón, y, por tanto, hermana y nieta de guitarreros. Esta pareja forman el tronco de donde nacerá la rama de la saga de los Carrillo.

Blas Carrillo Alarcón (1834-1919), hijo de Felipe Manuel y Agustina, es conocido por el apelativo de "El abuelo Moreno". Blas, desde su minúsculo taller, ubicado en el nº 58 de la calle de la Concepción, según reza su etiqueta, difundió el amor a la guitarra por toda Castilla-La Mancha. En su taller se formó uno de los guitarreros más afamados de su tiempo a nivel nacional: su hijo Vicente Carrillo López. En la etiqueta que firma en sus guitarras reza: "Antigua y Acreditada fabrica de Guitarras, Octavillas, Bandurrias y Cítaras, Blas Carrillo e Hijo" y así mismo, Domingo Prat en su libro de Guitarristas y Guitarreros de España dice "… en Casasimarro, en 1.888 hay varios guitarreros, entre los que se encuentra Blas Carrillo Alarcón, quien sin duda el mas versado en el oficio".

Vicente Carrillo López (1881-1962) se codeó con los grandes guitarreros del momento. Así podemos recordar su amistad con Domingo Esteso López, uno de los pilares más importantes del renombrado taller madrileño de Manuel Ramírez. Vicente Carrillo López tuvo la feliz idea de llevar sus guitarras a la Feria Internacional de Sevilla, celebrada en 1929. Allá, cuando el guitarrero se dispone a descansar, un murmullo, que poco después se convierte en subido griterío y empujones por todos lados, asoma la figura de la reina Victoria Eugenia de Battenberg, esposa de Alfonso XIII, con un "grupo bien numeroso de guardianes" -decía el guitarrero-.

Después de contemplar la pequeña exposición de las guitarras manchegas, se interesa por el precio de una de ellas. El guitarrero, con la voz entrecortada por la emoción, dice a la Soberana: "Majestad, acepte este regalo de un humilde guitarrero". La noticia corrió por toda Sevilla, y un colega sevillano que había presenciado la escena le compró toda la mercancía. La anécdota ha sido comentada en muchas ocasiones cuando se habla de la guitarra de Casasimarro.

En su etiqueta sigue manteniendo la dirección de Calle Concepción, 58 y así mismo pone "Vicente Carrillo, Fábrica de Guitarras, Bandurrias, Laúdes, Liras y Mandolinas. Premiada en la Exposición Nacional de Artesanía". Manuel González Ruano, desde su tribuna en Frankfurt (Alemania) afirma,: "Vicente Carrillo López logró tal prestigio en su oficio, que desde distintos lugares de España, y sobre todo de Andalucía, iban a Casasimarro para adquirir guitarras suyas".

Vicente Carrillo Cantos (1926-1971). Muere a la temprana edad de 44 años, es la sexta generación fundada por Alfonso Anselmo y es el cuarto eslabón de la saga. Amplía el mercado familiar y difunde la etiqueta Carrillo no sólo por Castilla-La Mancha y España toda, sino por el mundo entero, desde Japón a Estados Unidos y desde Europa a tierras de América del Sur y Central. La plantilla de trabajadores es amplia y el eco de sus guitarras se escucha en todas partes. Por ello, en 1970, se le concede el TÍTULO DE "ARTESANO DISTINGUIDO" a nivel nacional.

Gabriela Casas Fornier (1928-2005), a la muerte de su marido Vicente Carrillo Cantos, toma las riendas del taller y, con los diecisiete trabajadores que componen la plantilla, mantiene la etiqueta que ahora reza "Viuda de Vicente Carrillo" y la fama adquirida, hasta el punto que, en 1997, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha le concede el TÍTULO DE "MAESTRO ARTESANO".

 
 
 
 
 
 
           3   4
Inicio - Aviso Legal - Contacto
Copyright © 2011 Vicente Carrillo. All rights reserved